El sector de los seguros de Autos se ha vuelto cada vez más sofisticado en el uso de los datos para determinar el riesgo, pero existe un gran vacío sin resolver: el riesgo asociado con los conductores adicionales al conductor habitual o principal. Esta falta de conocimiento hace que el sector sea propenso al fraude y que los clientes corran el riesgo de que la póliza o la indemnización de un siniestro se invalide.